martes, 2 de mayo de 2017

Kong: La isla calavera (Kong: Skull Island)


Hay veces que puedes llegar a sentirte como King Kong. No, no lo digo por lo de creerte un primate, aunque a veces te pones a pensar sin saber muy bien qué mientras te rascas el pelo de la cabeza con una mano; ni por el tamaño, aunque a veces, después de una comilona pueda parecértelo. Lo digo porque estás tu tranquilo en tu mundo, y de buenas a primeras llega una panda de gilipollas a joderte el día y la existencia solo porque les ha parecido bien. Será por eso por lo que al final la gente hace que te transformes poco a poco en un ser asocial que elude el contacto con el resto del mundo.


Volviendo al tema que nos atañe, Kong: la isla calavera retoma la senda del cine de aventuras sin caer en los tópicos del King Kong clásicos repetidos hasta la saciedad por remakes, reboots y demás. Desde 1933, en la que vimos al mito por primera vez, articulado hasta más no poder y con escenas en stop motion chapucero; pasando por la pseudoerótica de 1976, con Jeff Bridges y una estupenda Jessica Lange, en la que para alguna de las escenas se utilizaron partes del Kong de 1933; hasta la más reciente King Kong de Peter Jackson, con sus efectos digitales a mansalva, el monstruo gigante tiene atrapada a la industria cinematográfica en un bucle de idas y venidas a la isla misteriosa en la que espera la tribu indígena para secuestrar y ofrecer como sacrificio a la rubia de turno, mientras los valientes que la acompañan se lanzan al rescate.


Al final, las pelis de King Kong no dejan de ser adaptaciones de las novelas de Julio Verne. Quiero imaginar que los pocos pero exquisitos lectores de estas líneas leyeron en su época juvenil-adolescente las novelas de uno de los padres de la ciencia ficción, y entienden a la perfección la referencia que hago. Basta leer la sinopsis de Viaje al centro de la Tierra para comprender que al final, todo se recicla, integrando y mezclando conceptos una y otra vez para conseguir un resultado final adaptado a las necesidades técnicas o visuales de un determinado momento. Es así, a base de repeticiones, como al final se te quedan las cosas en la cabeza.


Kong: la isla calavera bebe de las mismas fuentes y no reniega de ellas. Pero aporta matices nuevos obviados hasta ahora: la locura de la guerra, la búsqueda de la libertad, la humanización del monstruo y la lucha por la salvación de la naturaleza, a la que le basta que no la maltratemos para que cicatrice sus heridas. El ciclo de la vida es la cura contra la sociedad destructiva en la que nos ha tocado vivir.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Valerian y la ciudad de los mil planetas (Valerian and the City of a Thousand Planets)

A veces, en la vida, hay que dejar el traje de adulto que el tiempo nos impone inexorablemente para poder disfrutar. Sí, sé que según os ...