sábado, 11 de febrero de 2017

Múltiple (Split)


A veces, las películas son algo más que una secuencia de imágenes que cuentan una historia. Unas veces trascienden (o lo intentan) en la filosofía del ser humano; otras sirven como cápsula de moralidad para enseñarnos en qué clase de mundo vivimos y la clase de gente que nos rodea; en alguna ocasión sirven para denunciar situaciones esperpénticas que solo el ser humano es capaz de crear; últimamente afloran la nostalgia del espectador al hacerle rememorar películas que vieron hace más de treinta años…


Aunque la realidad es que la mayoría de las películas sirven para lo que están hechas: entretener al personal durante dos horas y activar el espíritu consumista de palomitas, chucherías y otras mierdas que no se te ocurre consumir si piensas en que llevas una semana cenando lechuga para intentar mantener el tipo.


Desde “El sexto sentido”, las pelis de Shyamalan son algo más: proponen un juego al espectador, un extra de atención en busca de la trampa sobre la que se basa la trama. Y allí estamos todos, pensando en ese gesto, esa mirada, ese diálogo que nos hagan dar con la clave que da sentido a la peli. Así le ha pasado, que cuando no hay ni gesto, ni mirada, ni diálogo, sino que lo que has visto es lo que hay, le han salido truños como “El incidente” o “La joven del agua”, que te dejan el cuerpo revenido y lo único que puedes hacer es intentar sacarlas de tu mente y olvidarlas lo antes posible.


Hace un par de años Shyamalan retomó la senda: “La visita” esconde la trampa bajo una peli de terror con momentos especialmente inquietantes y tenebrosos, hasta llevarte a un final perturbador. Y con “Múltiple” lo ha vuelto a conseguir sin necesidad de acudir a histrionismos ni a alzar la voz: un buen guion te brinda un universo de posibilidades. Si eres capaz de embaucar a un actor que te lo dé todo por el bien de la película, mejor. Y James McAvoy se entrega, mostrándonos una serie de registros que dan vida a un buen puñado de personajes entre los que buscar la trampa de una peli que puede no tenerla. ¿O sí?



No hay comentarios:

Publicar un comentario