sábado, 27 de septiembre de 2014

La isla mínima


Con las pelis de Alberto Rodríguez me pasa lo mismo que con las de Scorsese: ansío poder disfrutarlas en cuanto se estrenan, porque nunca defraudan. Con "La isla mínima", Alberto Rodríguez sigue su escalada en cuanto a calidad cinematográfica, paso a paso, película a película, para ofrecernos otra historia que transcurre en Andalucía, en plena transición, donde aún persisten figuras del régimen y por mucha democracia que se haya alcanzado, en los rincones más recónditos todavía está por llegar.


"La isla mínima" es una peli áspera, sombría, que refleja una época que continuaba siendo oscura en alguna partes de España. En 1980, cuando transcurre la película, dos policías radicalmente opuestos en su ideología y en sus métodos son enviados a un pueblo situado en las marismas del Guadalquivir para investigar la desaparición de dos adolescentes. Pero además de encontrar pistas sobre las dos jóvenes, también encuentran pinceladas sobre el pasado que sólo consiguen generar la desconfianza el uno en el otro.
Desde "Azuloscurocasinegro" me gusta la forma de actuar de Raúl Arévalo, al que hasta ahora sólo habíamos podido disfrutar de su vis cómica, aunque en contadas ocasiones nos ha deleitado con ciertas gotas de drama ("La vida inesperada"). En "La isla mínima" disfrutamos de su primera inclusión en el thriller, y sale muy bien parado. Pero quizás su partenaire Javier Gutiérrez aprovecha mucho mejor su personaje, lo que le ha supuesto ganar la Concha de Plata a la mejor interpretación masculina en el Festival de San Sebastián. Me pasa lo contrario con Javier Gutiérrez: nunca acabaron de gustarme sus interpretaciones, siempre con ese toque de humor que más que gracia te saca de quicio. Pero en "La isla mínima" encandila con su personaje, siempre ocultando más de lo que muestra, siempre conteniendo el demonio interior que a veces intenta escapar por la mirada. Lo de Antonio de la Torre ya es habitual: seguramente sea el mejor actor del momento por la regularidad que demuestra en todos y cada uno de sus papeles, y aquí no falla: es el padre de las chicas desaparecidas, acuciado por otros problemas que le ponen en una situación límite. El descubrimiento de la peli es, sin duda, Nerea Barros, dando vida al dolor personificado, a esa madre que de la noche a la mañana la vida le arrebata a sus hijas. 
En definitiva, "La isla mínima" es una de las pelis españolas del año que no podéis dejar de ver. 
PD: a los seguidores de las series. Una peli donde los protagonistas son una pareja de policías muy distintos entre sí, que se desarrolla en una zona de marismas y donde se investiga un asesino...¿seré un presuntuoso por pensar que en algún momento podría haber titulado estas palabras como True Detective a la española?

viernes, 26 de septiembre de 2014

La gran seducción (The Grand Seduction)


De vez en cuando mola ver una peli como "La gran seducción": algo ligerito (al menos la capa exterior), que hace que te intentes reconciliar con el mundo que nos rodea, hasta que te das cuenta que estás en el cine y el de delante, un pobre adicto al teléfono, tiene que mirar no sea que le haya llegado un mensajito y no se entere del jeje de su contacto ante su último comentario chisposo con el que hace más de una hora abandonó la conversación...


"La gran seducción" es la lucha por las raíces, por la tierra, por la dignidad y por la defensa de una forma de vivir. Por demostrar que la calidad de vida también se encuentra sin las comodidades que ofrece la gran ciudad, sin cobertura en el móvil y sin necesidad de ir al lugar más chic de la ciudad para sentirte alguien. En el pequeño pueblo en el que se sitúa la peli, el ser ya te hace protagonista, y seguramente se encuentre más verdad en una pequeña aldea como Tickel Head, un pequeño pueblo costero de Canadá, que en cualquier gran ciudad. Aunque a uno de los protagonistas (Taylor Kitsch) le ocurra exactamente lo contrario cuando llega para cubrir la ausencia de un médico. Es entonces cuando el otro protagonista (Brendan Gleeson) y el resto de habitantes comienzan a hacer lo que sea por conseguir que el doctor se quede con ellos.
Aunque recurre a ciertos tópicos, y ofrece un humor blanco, tierno y sin maldad, "La gran seducción" contiene una crítica a la sociedad actual defendiendo el progreso de una forma sostenible, que permita la subsistencia de aquellas comunidades que no quieren olvidar lo que son y lo que fueron, y tampoco se quieren dejar pisotear para ser algo que no son.
En definitiva, una comedia que deja un buen sabor de boca.

lunes, 22 de septiembre de 2014

El Niño


Pensaba que iba a pasar lo mismo que con "Ocho apellidos vascos": megapromoción de Telecinco, anuncios y entrevistas hasta en el telediario, autobombo brutal para que al final, al destapar la peli y degustarla resulta que es un producto sin fuerza. Pero no. Me equivoqué. "El niño" es una de esas películas que se ajusta a la perfección a la tan manida frase "no parece española".


Pero hay que matizar: en lo único en lo que "El niño" no parece española es en la producción. El resto es todo muy nuestro, empezando por el casting, de lo mejorcito que se puede encontrar hoy: desde Luis Tosar, al que al principio me costó asimilar por el peluquín, con un peinado al estilo Nicholas Cage en cualquiera de sus películas; pasando por Eduard Fernández, uno de los pocos actores que hacen creíble cualquier personaje; o Sergi López, que siempre cumple. Pero destaca el niño, Jesús Castro, al que parece no afectarle protagonizar una de las películas españolas de la temporada y va dejando muestras de su potencial: comedido cuando ha de serlo, gracejo andaluz y una mirada fría y profunda que traspasa la pantalla.
Me río de los que dicen que no hay calidad en el cine español. Esto es como todo, y por esa regla de tres en España tampoco hay escritores de calidad, ni músicos de calidad, etc. Lo que hay es España es cine para casi todos los gustos, con mayor o menor calidad. Pero, ¿en qué criterio nos basamos para medir la calidad?¿En la crítica, esa que pone a caer de un burro todo lo que se menea pero se emocionan al ver una peli afgana o iraní?¿En las recaudaciones, esas que revienta Torrente y que acaba siendo lo que le gusta a la gente?¿En los premios, como por ejemplo "La Soledad" o "Pa Negre", pelis totalmente minoritarias que no logran alcanzar siquiera el dinero invertido en ellas?
Vamos a dejar de darnos cañonazos a nosotros mismos y vamos a dejar que la gente vea lo que le apetezca, sin desmerecer al resto, que en la variedad está el gusto.
"El niño" lo reúne todo: gusta a la crítica, gusta al público y seguro que más de un premio se lleva. Así que si queréis pasar un par de horas viendo una película con mucha acción, intriga y ver una manera de hacer cine en España como pocas veces se ha hecho (por no decir nunca) no dejéis de verla y de sentir esa mirada que traspasa la pantalla de Jesús Castro, "El niño", que no os va a decepcionar.

domingo, 14 de septiembre de 2014

Jersey Boys


¿Qué le ha pasado a Clint Eastwood?¿Por qué utilizan su nombre para promocionar "Jersey Boys" si en ninguna de sus escenas aparece ese toque, esa esencia que desprende en cada una de las películas que ha rodado en la última década?¿Se la colaron con el guion?¿O es que el musical no es lo suyo?


Si algo ha caracterizado a las películas dirigidas por Eastwood, sobre todo las de los últimos años, es por la tensión narrativa que conseguía una conexión total con el espectador, que se integraba casi como algo más que un espectador. Casi te sentías el vecino de enfrente del viejo cascarrabias de "Gran Torino"; o alguien cercano en el vecindario de "Mystic River". Pero en "Jersey Boys" esa conexión no existe, y Eastwood lo sabe. Por eso su afán de romper lo que en teatro se denomina la cuarta pared, e incluir secuencias en las que los actores miran a cámara y se dirigen al espectador. Pero ni con esas. El principal problema es que la mezcla de musical con el intento de lo que pretende ser "Uno de los nuestros" hace aguas por los cuatro costados.


No digo que la historia de Frankie Valli & The Four Seasons no sea interesante, que seguramente lo sea. Pero de lo que estoy convencido es de que el musical de Broadway en el que se basa la peli está mucho más centrado y no tan desenfocado como lo está "Jersey Boys". Lo único que ayuda a pasar las más de dos horas de película son las canciones de The Four Seasons, que seguro habréis escuchado más de una vez, aunque no sepáis dónde, y seguramente al escucharlas tampoco sabríais quien las interpretaba.
Si de algo me ha servido "Jersey Boys" ha sido para descubrir que una de las canciones más versionadas de la historia, "Can't take my eyes off you", fue interpretada por primera vez por Frankie Valli, auténtico líder de The Four Seasons por su voz tan característica. Esta es su versión:


Aunque seguramente os suene más esta otra versión de Gloria Gaynor:


Aunque como en "Jersey Boys" lo que parece preponderante es la vida de Frankie Valli, también me hubiera gustado escuchar en "Jersey Boys" una de las canciones que estoy convencido todo el mundo conoce, porque es un icono del cine musical:


En definitiva, "Jersey Boys" es un borrón en la carrera de Eastwood, pero ¿cómo no se lo vamos a perdonar? Eso sí, si vais a verla, allá vosotros...

martes, 9 de septiembre de 2014

Begin Again


Que gusto da ir al cine y encontrarte una peli distinta, que promete ser una comedieta edulcorada y desde el principio percibes que no deja de ser un drama en el que la música, además de servir de hilo conductor, es la tabla de salvación para los protagonistas. Así es "Begin Again".


Un productor (Mark Ruffalo) de discos sin éxitos desde hace años pasa los días arruinando su vida, esperando ese soplo de aire fresco que le permita asomarse de nuevo al panorama musical en una industria que ha evolucionado mucho más rápido que él. La novia (Keira Knightley) de un cantante de éxito (Adam Levine, cantante de Maroon 5) le acompaña en sus primeros pasos en Nueva York, hasta que la fama le absorbe y ella deja de ser lo más importante. Ella tiene talento, y el productor, en una de sus eternas noches, descubre lo que llevaba años buscando.
A primera vista una historia muy normal, que bien pudiera verse en unos de los telefimes que Antena 3 compra al peso para las sobremesas de los fines de semana. Pero "Begin Again" es mucho más que eso: derrocha buen gusto y buen rollo por los cuatro costados, a pesar de que sus canciones no sean precisamente la alegría de la huerta. Pero el contexto, la historia y Nueva York se encargan de empastar el drama para darle el aspecto de positividad necesario i así poder sacar las fuerzas necesarias y mirar hacia adelante con una sonrisa en la comisura de los labios.


Los actores ayudan a formar el ambiente: Keira Knightley se aparta de sus papelones dramáticos victorianos y se pone a cantar como si ta cosa. No lo hace nada mal, aunque el estilo "Conchita" cansa rápido. Os dejo algunas canciones:


Mark Ruffalo no canta, pero pone el alma y acaba enganchando. Y Adam Levine ahí está, aprendiendo a actuar. Eso sí, cantar canta un rato. Os dejo el mismo tema de la peli interpretado por Keira Knightley y por Adam Levine ¿Cuál os gusta más?




En definitiva, "Begin Again" es una de esas pelis que parece que no, las críticas hacen que te pique el gusanillo y acabas disfrutándola como un condenao. Muy recomendable.

miércoles, 3 de septiembre de 2014

Lucy


A ver cómo explico que "Lucy" es como ver un documental de La2 después de inflarte a drogas alucinógenas... Lo peor es que el que parece que se las tomó mientras escribía el guion era Luc Besson, que normalmente transgrede con cada nueva película que dirige o escribe, pero con "Lucy" la cosa se le ha ido de las manos.


Quiere Luc Besson que el esqueleto de "Lucy" esté formado por una peli con inspiración al cine oriental de acción actual: de hecho buena parte de la peli transcurre en Singapur, con actores orientales y sangre a borbotones. Pero entre el exceso de violencia aparece la figura inconmensurable de Scarlett Johansson, total y única protagonista de una historia totalmente inverosímil y al mismo tiempo previsible. Qué pedazo de actriz de pelis de acción!!!
Hace algunos años estrenaron "Sin límites", peli en la que Bradley Cooper, tomándose una simple pastillita, liberaba su mente de los habituales esquemas creados por las propias limitaciones  humana para convertirse en el mejor escritor de su época, sin importarle las consecuencias que dicha droga pudiera causarle a todo lo que le rodeaba. Más recientemente se estrenaba la infumable "Transcendence", en la que Johnny Deep trasladaba su mente a un superordenador que le hacía dejar de ser humano para ser una mente en la nube con conocimientos infinitos (por cierto, también estaba Morgan Freeman, ¿o era Samuel L. Jackson?. No recuerdo a cual de los dos le tocaba).
"Lucy" sigue los mismos derroteros: una banda de mafiosos secuestra a Lucy para introducirle en el estómago una droga sintética, con el objetivo que haga de mula. Pero algo sale mal, la droga entra en contacto con su organismo y zasca! Allá va Scarlett aprendiendo cada vez un poco más, mientras de vez en cuando nos muestran imágenes de animalitos, de esas que emiten en La2 en la sobremesa, imagino que para recordar cuál es la verdadera naturaleza animal del ser humano.
En definitiva, allá vosotros, no digáis que no os he avisado, a pesar de la Johansson...

Dunkerque (Dunkirk)

Os va a sonar raro, pero Dunquerke no es una película bélica. Según palabras del propio Christopher Nolan , Dunkerque es un thriller ...