sábado, 31 de mayo de 2014

Al filo del mañana (Edge of Tomorrow)


Hace años, cuando me tiraba horas jugando a la consola, había situaciones que me ponían de los nervios: eso de que te mataran y tener que volver a empezar desde el último punto guardado, matar de nuevo a los muñecotes que te venían por el mismo sitio, esperar a que pasase algo determinado para seguir avanzando sin peligro e ir avanzando cada vez un poquito más, conocedor de cada una de las trampas que iban surgiendo a lo largo del camino.
Por otro lado, y cambiando de tema, un buen día vi una de las pelis que más me han gustado en mi vida (a pesar del odio irracional que le profeso a Andie MacDowell): "Atrapado en el tiempo" es una delicia de comedia, donde Bill Murray vuelve a dar otra lección sobre cómo debe interpretarse un personaje muy complejo desde un punto de vista cómico. Volver a despertar cada día viviendo el mismo día de mierda no tiene que ser muy agradable, hasta que decides cambiarlo.


"Al filo del mañana" es una mezcla entre esos videojuegos y "Atrapado en el tiempo". Un miembro del ejército sin experiencia de combate (Tom Cruise) se ve inmerso una y otra vez en el mismo día ante la inminente batalla contra unos alienígenas que han invadido Europa. Poco a poco se va acostumbrando a las situaciones, hasta que se cruza en su vida una heroína de guerra (Emily Blunt).
"Al filo del mañana" es una peli muy entretenida, como casi todas las que protagoniza Tom Cruise (a mi me gustó hasta "Oblivion"), que se marca su típica escena de carrerita habitual que lleva haciendo desde hace más de veinte años, e incluso hace un guiño a "Top Gun", al montarse en una moto y darse un paseo (sólo le falta el "Take my breathe away"). Cruise encuentra su complemento perfecto den Emily Blunt, que parece le ha cogido el gustillo a las pelis de ciencia ficción basadas en viajes en el tiempo (el año pasado estrenó "Looper").
Además de la acción y los efectos digitales, la peli está llena de toques de humor que dan al conjunto un ritmo ágil que no decae en las dos horas (ojo a los momentos de Bill Paxton).
En definitiva, una peli de palomitas que no defraudará a los amantes de los blockbusters.

sábado, 24 de mayo de 2014

A 20 pasos de la fama (20 Feet from Stardom)


Los pelos como escarpias se me pusieron en más de dos momentos mientras veía "A 20 pasos de la fama". ¡Qué voces!, escondidas en canciones que he escuchado durante toda mi vida casi sin saber que están ahí, pero que si no suenan, la canción no es lo mismo. Personas que han estado toda su vida profesional poniendo su voz al servicio de los mejores intérpretes, como un instrumento más, y que han sido, y son, historia viva de la música, aunque totalmente desconocidas para el gran público.


Como dice Bruce Springsteen, los 20 pasos que separan a las coristas del frente del escenario es más un camino mental que físico: si no estás preparado, por mucho que lo intentes el escenario podrá contigo. Eso es lo que les ocurrió a algunas de estas cantantes, que siendo las mejores acompañando a los más grandes en los mejores temas de siempre, y trabajando siempre para mejorar, cuando intentaron dar el paso al frente para convertirse en solistas, el éxito les dio la espalda, y tuvieron que tragar orgullo y volver al lugar donde demostraron ser insuperables.
Muchas veces no escuchamos lo que oímos. Si no me creéis, intentad escuchar "A walk on the wild side" sin recordar la parte del ♪♪dudurudurududurudu♪♪. Detalles que están ahí pero que muchas veces pasamos por alto.


¿Habéis escuchado alguna ves los coros de Sweet Home Alabama? Yo hasta que no vi "A 20 pasos de la fama" tampoco.


Esta es mucho más fácil, porque se ve la importancia del coro. Young America de David Bowie es sublime!!!


Y así una tras otra, canciones que tienes a las mismas voces detrás desde hace nada menos que 50 años!!!
Pero si hay a alguien a quien he descubierto gracias a "A 20 pasos de la fama" es a Lisa Fischer. Una mujer que ha acompañado a los más grandes (Luther Vandross, Sting, The Rolling Stones), que ha dejado con la boca abierta a todos ellos, que ha tenido una exitosa carrera en solitario (ganando incluso un Grammy), pero que ha renunciado a su carrera en solitario para seguir haciendo lo que más le gusta, y en lo que es la número uno: acompañar con su voz a otros artistas, porque es lo que su conciencia le pide. Lo de poner el alma y el corazón al cantar no es lo que hace esta mujer; esta mujer es alma. Escuchad el principio de Gimme Shelter y aguantad un poquito, porque merece la pena.


En definitiva, un documental imprescindible para todo aquel al que le guste la música que no os debéis perder.

jueves, 22 de mayo de 2014

La leyenda del Samurai (47 Ronin)


Hay que tener un punto masoca para ponerse a ver pelis como "La leyenda del Samurai". Debe ser que lo tengo, pero más que punto debo tener un puntazo, porque lo mio tiene tela. Últimamente veo demasiado cine comercial, de ese en el que no es necesario pensar mientras lo ves porque de tan predecible que resulta, te acabas imaginando el final tres cuartos de hora antes de que termine.
No me quiero meter con el llamado cine "comercial", porque hay de todo, como en botica: está la película de acción sin pretensiones que acaba resultando puro entretenimiento. Y luego está la morralla: esas otras pelis con pretensiones que pretenden al mismo tiempo innovar y resultar un éxito de taquilla y crítica.
Pues "La leyenda del Samurai" no es ni lo uno, ni lo otro ni lo de más allá. Pura morralla señores, que te mezcla historias de señores feudales, brujas y fantasmas para el lucimiento de Keanu Reeves, ese actor al que todavía no se le ha visto sonreír.


Al final voy a tener que acabar contratando a un asesor para que me diga qué pelis ver, porque a este paso...
Volviendo con el tema, ¿para qué molestarse en contratar a actores para hacer este tipo de pelis, si se nota que todo está rodado mediante efectos digitales? Al final, ante este tipo de pelis insustanciales lo único que se salva son la peleas épicas con un montón de monstruos inverosímiles y, si acaso, alguna que otra lucha con katanas. Y en "La leyenda del Samurai" casi ni eso.
En definitiva, allá vosotros...y esta vez más que nunca.

domingo, 18 de mayo de 2014

Godzilla


Lo reconozco: cuando he visto al bicho, me he imaginado que era un traje y que dentro iba un pobre hombre asfixiándose de calor al que habían soltado con una grúa en medio de una maqueta enorme de San Francisco, y que su cometido, cuando escuchase el acción!!! era soltar mandobles a cascoporro y destrozar cuanto más, mejor. Luego ya recordé que no era una de las películas de Toho Productions, cuyo mayor coste de producción se iba en la gran cantidad de cartón piedra para recrear, una y otra vez, maquetas de Tokio o cualquier otra ciudad japonesa que iba a ser devastada por la lucha entre bichos mastodónticos.


Sinceramente, iba con la expectativas muy bajas a la hora de ver "Godzilla", y por eso el resultado final no terminó de disgustarme, porque más o menos era lo que esperaba: una historia encorsetada con poco margen de improvisación, que sugiere a la bestia más que mostrarla para no sobreexponerla a la mirada del espectador. Pero lo más importante no está en el monstruo en sí, sino en su capacidad de redimirse y enseñarnos que no todo es lo que parece, y que el miedo, a pesar de estar presente en la sociedad actual, a veces no es más que la respuesta ante una situación desconocida, de la que en un principio no conocemos sus consecuencias.
Pero entonces, ¿qué pinta Bryan Cranston en todo esto? Pues lo mismo que David Strathairn: son los fijadores para que el quaterback (Aaron Johnson) pueda hacer la jugada genial que consiga el trofeo para su equipo, aunque lo que se termine ganando no sea más que un efímero paso por el número uno de la taquilla española, en aquella semana calurosa del mes de mayo de 2014...
En definitiva, que allá vosotros.

sábado, 17 de mayo de 2014

El llanero solitario (The Lone Ranger)


Le ha dado a Johnny Deep por intentar poner algo de Jack Sparrow en sus últimas interpretaciones. Al principio el personaje tenía su gracia por la novedad, lo que incluso le supuso una nominación a los Oscar, pero la reiteración cansa. Después de las cuatro entregas de Piratas del Caribe, el personaje ya está quemado, y aunque la quinta entrega descansa en el escritorio de algún productor de Disney, esperando que coja solera y se pase la fiebre de las pelis de la bandera negra con la calavera y las tibias. Aunque recientemente han estrenado una serie de piratas...


Pero ahora lo que nos importa es "El llanero solitario". Recuerdo haber visto de pequeño la serie de TV, e incluso haber visto en alguna sesión matinal dominical del cine de barrio, cines donde te ponían una sesión doble y te pasabas la mañana tan contento. Si recuerdo algo de "El llanero solitario" es principalmente, la música que suena siempre que protagonista entra en acción: la "Obertura de Guillermo Tell" de Rossini, que muchos identificamos con la música de nuestro héroe del oeste hasta que crecimos y alguien mucho más listo (y repelente al mismo tiempo) nos decía que esa melodía había sido compuesta muchos años antes de que se creará el personaje de "El llanero solitario". También recuerdo el antifaz, el caballo blanco y el grito Hi-Ho Silver, Away, cada vez que el caballo se tenía que poner al galope. Pero no recuerdo el personaje del indio, llamado Toro que aquí interpreta Johnny Deep.


Otra vez estos de Hollywood nos han cambiado el cuento a su conveniencia, dejando relegado el personaje de El llanero solitario a un tontorrón que acompaña al indio listo que todo lo sabe. Pero el cuento así no mola. Disney debería hacérselo mirar, porque últimamente acumula un fiasco tras otro, y si una peli les sale bien cinco les salen rana. Señores, dejen de cambiar las historias a su gusto, adáptenlas de manera atrayente para el público, y no para cómo creen ustedes que gustarán al público y a lo mejor los batacazos no son tan gordos. ¿O es que no lo han pensado? Pese a todo, hay una de las pelis de Disney que ha sido su mayor batacazo, "John Carter", que sin embargo a mi me gusta...Sí, lo sé, soy un poquito raro...
En definitiva, que se hace larga y entre escena de acción transcurren cosas poco interesantes que te distraen de la película. Allá vosotros.

domingo, 11 de mayo de 2014

Grand Piano


No esta mal "Grand Piano". Tiene ritmo, tiene tensión, no se enreda en retorcidos giros de guión que la alarguen de manera innecesaria,...Pero tiene un problema: Elijah Wood.
No es que me caiga mal el muchacho, ni le considere mal actor, ni mucho menos. No sé si me pasa a mi solo o le pasa a alguien más, pero cada vez que veo a Elijah Wood, y mucho más cada vez que pone cara de asombro, me imagino a Frodo viendo el gran ojo de fuego, que le perseguirá allá por donde vaya.
Es el problema de las trilogías épicas: encasillan a determinados actores en sus personajes, hasta el momento en que se produce una simbiosis entre ambos que les afecta en su carrera profesional. ¿O es que alguien recuerda a Mark Hamill haciendo otro papel que no sea el de Luke Skywalker?


Retomando "Grand Piano", creo que tiene cosas buenas: una producción española al estilo americano, producto de la experiencia de Rodrigo Cortés en el cine estadounidense, que aunque en esta ocasión produce la peli, se ve su mano tras las cámaras: estrellas internacionales y una buena trama de suspense puestas a disposición del director (Eugenio Mira). También me ha gustado mucho el homenaje a Luis Buñuel, recreando una secuencia de "Un perro andaluz". Se agradece saber que hay personas que saben de dónde venimos y recrean el pasado en películas actuales sin que tal recreación suponga un remake, sino un sincero homenaje a uno de los directores españoles más insignes de la historia.
Pero también hay aspectos que resultan poco creíbles: en un concierto de música clásica cuyo protagonista es un pianista que retoma su profesión tras cinco años ausente, resulta ilógico que se levante de la butaca del piano y desaparezca del escenario sin más, y que el público no le dé mayor importancia, tomándoselo casi como algo natural.
Pero bueno, al fin y al cabo "Grand Piano" resulta una historia entretenida que hace pasar un buen rato de suspense.

sábado, 10 de mayo de 2014

3 días para matar (3 Days to Kill)


Como molan las pelis en las que participa de alguna manera Luc Besson. No hace falta ni que las dirija para ofrecer puro entretenimiento mientras te da una vuelta por París. En "3 días para matar" se limita a aportar el guion (que no es poco) basándose en un relato propio. Pero además, el elegido para dirigirla es uno de los directores que quiere acción por encima de todo. A McG le han caído hostias por cada peli que ha rodado (las dos partes de "Los Ángeles de Charlie", "Terminator Salvation" o "Esto es la guerra"). Pero hay que reconocer que sabe manejar la acción como pocos, y que cuando se junta con genios como Luc Besson cualquier cosa puede suceder. Creo que hay varios momentos para el cine, que no todo van a ser dramones ni pelis que hagan pensar. Y McG concibe el cine como un entretenimiento puro y duro.


En este caso el resultado ha sido una peli que te da bastante más de las expectativas que genera: escenas de acción bien diseñadas y ejecutadas, con mamporros a cascoporro y toques de humor que envuelven el conjunto con una patina de entretenimiento puro y duro del que han conseguido salir airosos. Una peli al estilo de "Venganza" pero con más humor, que aunque increíble que parezca, aporta Kevin Costner con toda naturalidad, siendo capaz de reírse de sí mismo y de su "Bailando con lobos".
Hablando del señor Costner, ¿alguien sabe dónde compra este hombre la pócima que le hace mantener el aspecto que tenía hace 20 años?¿o es que la peli se rodó entonces y hasta ahora no ha salido a la luz? Debe ser que hace una mezcla entre Somatoline y las cremas de Loreal for Men lo que le mantiene el aspecto tan cuarentonil.
En definitiva, una peli entretenida, de esas en las que no hay que buscarle los tres pies al gato. Unas palomitas, un refresco y a dejar de pensar.

sábado, 3 de mayo de 2014

Pompeya (Pompeii)


Los fabricantes de cartón-piedra se han estado frotando las manos. Desde que les llegó el encargo de reconstruir parte de los escenarios de "Pompeya" han ido con la sonrisa en la boca de un lado a otro. Hacía años que no tenían una oportunidad así, desde la década de los 50 del siglo pasado, cuando William WylerCecil B. DeMille pusieron de moda el peplum bíblico, que entre otras cosas nos ha servido para hacer mejor la digestión de las torrijas en Semana Santa.
Digo lo del cartón-piedra porque se nota, y mucho, en "Pompeya". Si se han gastado los 100 millones de dólares del presupuesto que dicen, no es para estar muy contentos con el resultado, porque aunque puede que lo único que se salve de la película sean los efectos digitales, el resto es más bien como Pompeya en la actualidad: ruinoso. Ni los actores, ni los personajes ni el guión parecen haber sido tomados en serio.


"Pompeya" ha querido coger elementos de "Gladiator", mezclados con una historia de amor y "Un pueblo llamado Dante's Peak". Y ha salido lo que tenía que salir con una mezcla de ingredientes tan dispar: un mejunje al que no hay por donde meterle mano, por mucho que el director (Paul W.S. Anderson) sea especialista en films apocalípticos de zombies (Resident Evil).
Para el reparto, lo mismo: una mezcla de caras conocidas de ahora, como Kit Harington (Jon Nieve en "Juego de tronos"), pseudodesconocidas (Emily Browning), conocidas hace tiempo y casi desaparecidas en la actualidad (Carrie-Anne Moss), y conocidas seriéfilas (Jared Harris -"Fringe"- y Adewale Akinnuoye-Agbaje -"Lost"-).
Si habéis tenido la oportunidad de visitar lo que queda de Pompeya podréis apreciar detalles que se han tenido en cuenta en la reconstrucción. Pero quizás lo que más echo en falta en toda la película es una reconstrucción sobre las ruinas actuales, que hubiese ayudado, aunque fuese mínimamente, a hacernos una idea muy lejana de lo ocurrido aquella noche en la que el Vesubio entró en erupción.
En definitiva, que allá vosotros, pero si decidís verla no os recomiendo el 3D, que es muy muy justito.

Dunkerque (Dunkirk)

Os va a sonar raro, pero Dunquerke no es una película bélica. Según palabras del propio Christopher Nolan , Dunkerque es un thriller ...