domingo, 27 de abril de 2014

2 francos, 40 pesetas


Me declaro muy fan de Carlos Iglesias desde la época de "Manos a la obra", allá por 1997. Su Benito Lopera es para mi uno de los mitos de la televisión. Tanto que han quedado muchas de sus expresiones (cuántas veces habré utilizado el estoy de lo mio...) en el vocabulario de toda una generación.
Ahora vuelve a la pequeña pantalla siendo uno de los personajes protagonistas de "B&b", creo que haciendo una versión evolucionada de aquel Benito que era todo corazón: ahora también lo es, pero además  lo expresa en su faceta como periodista.
Pero Carlos Iglesias no es sólo actor: también es guionista y director, y el mismo corazón que pone en sus interpretaciones lo pone en las historias que quiere contar tras las cámaras. Lo hizo en "Un franco, 14 pesetas", en "Ispansi" (aunque esta la tengo pendiente, a ver si la reponen en TV pronto) y lo ha vuelto a hacer en "2 francos, 40 pesetas").


No sé si "2 francos, 40 pesetas" es una gran película. Lo que sé es que es todo ternura, delicadeza y respeto, cualidades que en conjunto es prácticamente imposible encontrar en una sola película en el cine de hoy en día. Una película que hace de la nostalgia su leitmotiv, nostalgia que no tiene porqué transmitir tristeza, sino que lo que consigue es mantener en la comisura de los labios del espectador una sonrisa permanente, que en determinados momentos se transforma irremediablemente en carcajada ante las situaciones en las que presenta a sus personajes.
Vi "2 francos, 40 pesetas" en una sala medio llena de personas que superaban los sesenta (yo no llego a los 40), y todos ellos disfrutaron con cada una de las secuencias, paisajes, música y emociones, muchos de ellos imagino que reviviendo circunstancias similares a las de un emigrante español en los años '60. Y cuando una película consigue evocar recuerdos agradables en la gente, esa película seguramente se haya realizado con mucho cariño.
En definitiva, una película que tocará la fibra sensible de aquellos que una vez tuvieron que emigrar para buscarse la vida...

Kamikaze


"Kamikaze" es otra de esas pelis de las que ves el trailer (siempre he dicho que no me gustan los trailers, pero en el cine te los tienes que comer junto con las palomitas) y al final te acaba engañando, porque lo que hacen es ponerte los chistes uno detrás de otro presentándote la peli como una comedia, cuando no lo es.
Dicen que estamos ante una situación de crisis en el cine español, que las cuotas de pantalla son cada vez más bajas (a excepción del milagro ocurrido con "Ocho apellidos vascos", en la que el boca a boca ha funcionado de manera formidable), pero lo cierto es que cada semana hay al menos un estreno de  una película española.


"Kamikaze" es un drama con muchas pinceladas cómicas, un guiño a vivir la vida con optimismo intentando superar la vicisitudes del pasado, sin olvidarlas, pero aprendiendo a que vayan en la mochila junto a ti en el camino de la vida. Porque todo el mundo lleva su mochila, pero cada uno de manera distinta: los hay que a pesar de llevar la mochila repleta apenas pesa, pues su optimismo les otorga una ligereza que les permite mover todo aquello que llevan; los hay que ansiosos de mucho, van doblegados por el peso, lo que apenas les permite avanzar; los hay que apenas llevan carga, pero esta pesa tanto que no les permite avanzar; y los hay que llevan poco porque lo más importante para ellos es llegar cuanto antes y no se paran a recoger nada durante el camino. Seguramente todos pasemos a lo largo de nuestra vida por estas situaciones e incluso por alguna más.
Lo que más me gustó de "Kamikaze" fue la interpretación de Álex García: impresionante su papel intimista, lleno de fuerza por el lastre que le acompaña, que poco a poco se desinhibe. Gran trabajo de preparación de un personaje, que habla ruso y sólo chapurrea castellano con un acento muy peculiar. También me gustó Verónica Echegui, porque siempre consigue dar a sus personajes ese toque tan peculiar que del mismo modo que te arranca una sonrisa, un segundo después te hace un nudo en la garganta. De Carmen Machi no diré nada, porque a pesar de caerme muy bien, creo que en todas las pelis que hace tiene el mismo registro, que en definitiva, debe ser lo que se requiere de ella. Ojala le den pronto un papel dramático a la altura de su talento. El resto del reparto coral tiene sus aportaciones, casi todas cómicas, lo que consiguen dar a la peli el toque cómico que requiere.
En definitiva, "Kamikaze" será una de aquellas películas de las que difícilmente se volverá a hablar, pero que cuando se emita en "Versión Española" muchos reivindicarán...

martes, 22 de abril de 2014

The Amazing Spider-Man 2: El poder de Electro (The Amazing Spider-Man 2: Rise of Electro)


Me ha gustado, y mucho, "The Amazing Spider-Man 2: El poder de Electro". Es más, estoy dispuesto a recibir palos con lo que voy a decir a continuación: es la mejor película de superhéroes desde el Batman de Nolan, y supera y con mucho a muchas (por no decir a todas) de las películas de los integrantes de los Vengadores (está al mismo nivel del primer Iron Man). Hala, ya lo he dicho.
Ya la primera entrega con Andrew Garfield (aunque no sé que tiene este muchacho que no me termina de convencer sin máscara) me gustó más que la de Sam Raimi y Tobey McGuire por parecerse más a los cómics, y con la segunda entrega me reafirmo en mis gustos. Porque además este Spiderman ha calcado el sentido del humor (además del arácnido) del personaje original, y las escenas y poses están calcadas a las de los cómics, por no decir de los impresionantes "vuelos" en telaraña por Nueva York.


No es que "The Amazing Spider-Man 2: El poder de Electro" cuente los orígenes de Spiderman, porque ya nos los habían contado anteriormente, sino que profundiza más en el personaje de Peter Parker y sus circunstancias, algo que siempre le acompaña allá por donde va. Y lo que es mejor, le coloca, tras descolocarle, en su lugar en el mundo. Pero no es sólo eso, sino que además nos muestran el origen del Duende Verde!!! Pero no es solo eso: para enlazar todas las tramas aparece un nuevo malvado, Electro, que pone en jaque a toda la ciudad y sirve para enemistar a los que eran amigos de la infancia
Por no citar a Emma Stone, sin duda la actriz más prometedora de su generación que una vez más, vuelve a estar estupenda.
En definitiva, si os gustan las pelis de superhéroes no os defraudará en absoluto, e incluso os entrarán las ganas de coger uno de aquellos cómics que hace tanto que no tenéis en vuestras manos.
Ah, se me olvidaba: una banda sonora muy cañera que le da mucho ritmo a la peli, aunque puede que a alguno se os haga un poco larga (2'20'')...y con escena post crédito más que sorprendente, así que no os vayáis corriendo cuando aparezcan las letras...

sábado, 19 de abril de 2014

Gattaca


No. No había visto "Gattaca". Sé que es considerada por muchos una peli de culto, pero es que no terminaba de llamarme mucho la atención. Hasta que el otro día leí (no recuerdo dónde) una especie de recordatorio en el que aparecían distintos detalles del rodaje y me picó el gusanillo.


Una película pulcra. Así defino "Gattaca", porque a pesar de meter las manos en el barro para modelar una crítica a la sociedad a la que evolucionamos, no acaba de traspasar la barrera hacia la transgresión, apuntando detalles de buscar la fragmentación de lo igualitario en beneficio de lo distintivo de cada uno de los seres humanos. El problema de "Gattaca", en mi modesta opinión, es que no hay una conciencia social del "problema". O al menos no queda reflejada en absoluto. Es la lucha individual en pos de un beneficio individual, el sálvese quien pueda y como pueda sin importar lo que pueda pasar. Una versión moderna del "ande yo caliente..." que no termina de cuajar.
Ethan Hawke no está mal en el papel de ser humano sin modificación genética, lo que le hace vulnerable al resto de la sociedad sin tacha cromosomática, que a pesar de mostrarse en la trama como una raza de seres superiores, no dejan de ser productos de laboratorio autobendecidos y promocionados por una sociedad sin alma. Mientras Jude Law pierde (más bien vende) su identidad (como haría años después en la más que estupenda "El talento de Mr. Ripley", aunque aquí más que venderla pierde totalmente su identidad) al convertirse en un inútil para una sociedad perfecta genéticamente y que no está preparada para las imperfecciones que han venido definiendo históricamente al ser humano.
En definitiva, las llamadas pelis de culto no dejan de ser una colección de historias que para una amplia conciencia social cumple con determinados convencionalismos que permiten calificarlas de dicha manera. Pero en realidad, una película de culto lo es si al espectador (visto desde el punto de vista exclusivamente individual) le toca la fibra sensible que hace remover su conciencia. A mi con "Gattaca" no me ha pasado, pero como suelo decir, allá vosotros...

miércoles, 16 de abril de 2014

Zipi y Zape y el club de la canica


Soy uno de aquellos chavales que en cuanto juntaba cinco duros se compraba un tebeo (que no un cómic), buscando las historias de Mortadelo y Filemón, Pepe Gotera y Otilio, Rompetechos, El botones Sacarino y Zipi y Zape. Luego cuando llegaba alguna fecha especial y caía sobre tus manos un Superhumor, esas recopilaciones de historias de todos los personajes eras el chaval más feliz del mundo. De hecho, aún conservo muchos de ellos aunque años más tarde pasasen por las destructivas manos de mi hermano. Y es curioso, porque al ojearlas, esas historias de juventud continúan frescas en la memoria, recordando alguna de las viñetas y bocadillos de aquellos dibujos de los Ibáñez, Escobar y demás.


Yo era (y sigo siendo) de Mortadelo. Zipi y Zape los leía, pero no eran mis favoritos. Si acaso de Pantuflo Zapatilla (el padre de Zipi y Zape, que lamentablemente no aparece en la película). Pero para recordar viejos tiempos decidí ver "Zipi y Zape y el club de la canica" sin tener muchas expectativas.
Resulta que la peli tiene del tebeo lo que viene a ser el nombre de los protagonistas, porque lo que es la historia y las gamberradas nada tienen que ver con el original, pero consiguen crear una trama muy entretenida a modo de aventuras en el internado. No voy a decir que sea un peliculón, ni mucho menos. Solo digo que es la película ideal para mantener entretenidos a chavales de 7-8 a 14-15 años, y a los adultos que les acompañen.
Poco más que decir, no esperéis los Gremlims o los Goonies, simplemente una peli española con una muy buena producción (se nota que han invertido pasta), unos más que aceptables efectos digitales y un entretenimiento para esas tardes de hastío en las que no se sabe lo que ver...

martes, 15 de abril de 2014

Thor: El mundo oscuro (Thor: The Dark World)


Otra de Marvel, que reafirma mi opinión tras ver "Capitán América: El soldado de invierno": dentro de la factoría de los cómics hay distintos niveles. Está claro que se guardan lo mejor para la saga de "Los Vengadores", un escalón por debajo tiene en consideración las pelis de Ironman, y el resto de pelis están en un tercer nivel, aunque estén muy bien hechas, que lo cortés no quita lo valiente.


Si hay algo que distingue a "Thor: El mundo oscuro" del resto de pelis de Marvel es el sentido del humor, una comicidad que aunque impostada, aporta mucha naturalidad a la trama, lo que hacen que al final sea una película entretenida. Y luego está Loki (Tom Hiddleston), el malo malísimo que consigue hasta caerte bien con su sarcasmo y su mirada de "encuantopuedatelaclavoporlaespalda". Sin lugar a dudas el mejor malvado de cualquiera de las películas de Marvel hasta el momento, merecedor incluso de una peli en la que sea el único protagonista.
Poco más queda por decir: el brazo de Thor (Chris Hemsworth) sigue teniendo el tamaño del muslo de una persona normal;  Anthony Hopkins (Odín) ya no hace más que papeles secundarios intentando aportar la pose y poco más; Natalie Portman hace uno de los personajes más sosos de los que se le recuerdan, dando la razón a aquellos que dicen que no es una actriz para blockbusters superheroiriles; e Idris Elba coge protagonismo poco a poco, como lo va haciendo su carrera...
En definitiva, "Thor: El mundo oscuro" ofrece lo que su nombre indica, por lo que no defrauda, es entretenida y tiene su toque de humor.

sábado, 12 de abril de 2014

Capitán América: El soldado de invierno (Captain America: The Winter Soldier)


Va a llegar un momento en el que con tanta peli de superhéroes de Marvel descoloquen a los fans, y no recuerdes dónde se quedó una, o qué ocurrió en otra para ir enlazándolas entre sí. Y como además se van entremezclando personajes unas con otras, y en cada una de ellas les sucede algo que marca su futuro, como te pierdas alguna y pretendas ver otra algo se te escapará seguro.
Me gustan las pelis de Marvel. Todas. Desde las entregas de "Spiderman" pasando por los "X-Men" (excepto "Lobezno inmortal", una bazofia recaudatoria) y llegando a las de todos y cada uno de los integrantes de la Iniciativa Vengadores. Pero con tanta película lo que se consigue es dar la sensación de apabullamiento, de hastío, que a la postre se refleja hasta en otros ámbitos de las películas.


Me explico: el nivel de efectos digitales es muy bueno, muy alto, y es algo que se ha conseguido de los diez últimos años para acá, con lo que se puede considerar rutina, algo habitual que ha de estar en todas las películas de este mismo tipo como un personaje más al servicio de la historia. Pero hay algo que me choca desde "Los Vengadores". ¿No os da la sensación de que en la escenas en las calles, que supuestamente reflejan el día a día de una gran ciudad, falta gente? Es como si se hubiese acabado el presupuesto y sólo tuviesen a algunas personas para ubicar en las escenas, y las hubiesen situado separadas para hacer bulto.
Al final van a conseguir poner a las pelis al nivel de la serie "S.H.I.E.L.D": unas megaproducciones que rompen las taquillas en los cines con una calidad de serie de TV regulera, que intenta aprovechar el tirón de sus hermanos mayores para seguir haciendo dinero ofreciendo sucedáneo del original.
Leí críticas que decían que "Capitán América: El soldado de invierno" era como "El caballero oscuro" de Marvel: que la historia estaba por encima de la acción y la espectacularidad. Para nada, ni punto de comparación: si en la mejor entrega de la trilogía de Batman de Nolan: si en esta la historia está muy por encima de los personajes, independientemente de la careta que lleven, en  "Capitán América: El soldado de invierno" estás deseando que lleguen las escenas de acción para poder ver al protagonista en acción.
En definitiva, "Capitán América: El soldado de invierno" no está mal, es bastante entretenida y tiene bastante acción, que en el fondo es lo que ofrecen este tipo de películas, pero no deja de ser aquello por lo que la elegiste ver.

viernes, 11 de abril de 2014

Noé (Noah)


Dice un amiguete que la Biblia está repleta de historias que el mundo del cine todavía no ha descubierto. Y no le falta razón. Ante la falta de ideas en la industria cinematográfica actual, algún guionista podría embutirse en la búsqueda de historias que, aunque sorprendentes, tienen más de mil quinientos años de antigüedad.
El filón, después de los clásicos de los '50 y '60, lo ha vuelto a descubrir Darren Aronofsky, el otrora director de cine de culto (Pi, Réquiem por un sueño o Cisne Negro), y se ha pasado a un tipo de cine al que no está acostumbrado. Y se nota.


"Noé" es como "Los Robinsones de los mares del sur" mezclado con el bestiario de Tolkien. Una cosa indefinible, rodada para intentar quedar bien con la Iglesia Católica sin hacer ascos al evolucionismo darwiniano. O algo así. Es uno de los problemas de basarse en la Biblia para hacer películas es que existe la posibilidad (por no decir certeza) de que la cosa se te va a ir de las manos como no tengas mucho cuidado. Aronofsky ha caído, y la cosa le hace aguas (sic) por muchos sitios.
No me imaginaba a un personaje bíblico de la importancia de Noé (Russell Crowe) repartiendo sopapos y mandobles, pero tampoco pensaba que Matusalén (Anthony Hopkins), a pesar de sus casi 900 años, fuese un mago consumado. Así que si sois de los que creéis a pies juntillas, la peli no os terminará de gustar. Pero si sois de los que se toma el libro sagrado a chufla, pues tampoco.
Eso sí, unos efectos especiales macanudos, aunque lo del diluvio me supo a poco. En definitiva, que a mi lo que me gustan son las pelis que ponen en la tele en Semana Santa, las de toda la vida (hay un post dedicado a estas peli aquí) que conectan el telediario del mediodía con el de la noche. Y si "Noé" les ha salido así de medio churro, no me quiero imaginar la consecuente versión TV-movie (se me acaba de ocurrir que el paralelismo entre pelis "oficiales" y TV-movies adaptadas da para un post...) que imagino habrán emitido ya, aprovechando el estreno de la "buena", y que a buen seguro alguien confundió con la recién estrenada en cines...
Allá vosotros...

sábado, 5 de abril de 2014

True Detective (Temp.1)


Me ha costado ponerme a escribir algo sobre "True Detecive". No porque no me haya gustado, al contrario, me ha parecido una auténtica sorpresa y un espectáculo en la interpretación. Tras varios días pensando, creo que la dificultad para escribir se debe a la falta de algo similar a lo que poder compararlo.
"True Detecive" te engancha desde el principio, pero no por la trama (que también, luego lo aclaro), sino por la forma. Es decir, que te atrapa por el como para llevarte al por qué. Pero claro, necesitas el imán más potente del mundo para que alguien sentado frente a ti te cuente una historia y la haga creíble.
Ahí es donde entra el señor McConaughey en escena y te atrapa: primero con un personaje policial de aquellos que cuando menos te escama, con sus postureos y sus pensamientos en voz alta sobre el universo, que hacen que comience a erizarse la piel; pero el que remata la atracción es el mismo McConaughey, porque lo que hemos visto es un flashback de diecisiete años. Nos encontramos de repente con un tío envejecido, desmejorado, pero con los mismos pensamientos que su yo del pasado, que termina de ponerte los pelos de punta. Sinceramente, creo que el Oscar que ha ganado este año se lo han dado por "True Detective" y no por "Dallas Buyers Club".


Como partenaire de McConaughey aparece en normalmente histriónico Woody Harrelson, que hace de la contención uno de sus mejores papeles de siempre, aunque tiene sus momentos desatados que convierten su interpretación en un subeybaja de emociones y sentimientos, pasando de pensar con la mente a hacerlo con las entrañas, marcando el punto de inflexión de la historia, que llegará en el capítulo cinco. Pero hasta ese punto, todo lo acontecido tiene su justificación, aunque a veces parece que todo avanza de manera muy lenta. Pero tras el apoteósico final del episodio cuarto, con uno de los mejores planos secuencias de una serie de televisión (sino el mejor), a partir del quinto episodio todo es una caída cuesta abajo y sin fremos, que termina en un final tan emocionante (por las emociones que consigue transmitir McConaughey) como insulso (en lo referente a la historia en sí).
Así que os recomiendo totalmente ver "True Detecive", no sin deciros que tenéis que aguantar hasta el capítulo cuarto para que la rueda comience a girar y os consiga meter en una ruleta vertiginosa, que os dejará más de una vez con la boca abierta y ojipláticos como poco.