sábado, 28 de septiembre de 2013

Objetivo: La Casa Blanca (Olympus Has Fallen)

   Como les mola a los americanos destruir la Casa Blanca. Les da igual que la destrucción provenga de terroristas norcoreanos, delincuentes informáticos o alienígenas con sus megarayos devastadores. El caso es destrozar la residencia presidencial, lo que les sirve a los protagonistas y como no, al presidente, como azote para resurgir de las cenizas con más coraje del necesario para abatir a sus rivales. Lo que me hace preguntarme, ¿para cuándo una película española en la que el objetivo sea La Moncloa, donde los héroes sean un guardaespaldas y el presidente del gobierno (sea del partido que sea)? Lo malo es que aquí no nos va mucho producir cine de ciencia ficción. Pero yo tiro la piedra, no sea que no se le haya ocurrido a nadie...
   "Objetivo: La Casa Blanca" es un cliché lleno de típicos tópicos que al final consigue su objetivo: entretener, a pesar de lo que vemos esté más repetido que un capítulo de "Los Simpsons". Y cumple con otro de los requisitos de las pelis de acción americanas de esas que tienen megapromoción: si os fijáis, en todas ellas o aparece Samuel L. Jackson o Morgan Freeman. Es este le toca a éste último cumplir con su papel de secundario sempiterno presente. Gerard Butler cumple como héroe protagonista caminando entre decorados mal hechos (se percibe a la legua el cartón-piedra con el que están reconstruidas las paredes de la Casa Blanca)
   Al final todas estas pelis no dejan de intentar ser al menos un triste reflejo de la original, la que nos dejó a todos ensimismados mirando a un tipo con una camiseta abanderado ennegrecida y descalzo entre un suelo lleno de cristales intentando rescatar a su esposa de las manos de un terrorista llamado Hans Gruber. Sí, me refiero a "La jungla de cristal" de Bruce Willis y su John McLane, y su mítico yipi kai yei...

domingo, 22 de septiembre de 2013

The bay

   ¿Qué pasaría si en una pequeña localidad costera estadounidense, de esas en las que todos los restaurantes sirven como especialidad cangrejos, se ocultase el vertido de residuos radiactivos como consecuencia de una filtración en las aguas de la idílica bahía? ¿Y si a esto le añadimos un vertido descontrolado de las heces de millones de aves confinadas en fábricas relacionadas con los productos avícolas? Pues eso, que las larvas que viven tranquilamente alteradas en las aguas ven alterado su habitat natural y mutan, cual Godzillas en miniatura, y les da por atacar a los hombre, que sólo con rozar el agua ya tienen el bicho dentro, que comienza a comerles por dentro hasta transformarles en zombies hasta que ya no pueden más y mueren.
   Como la vida misma, eso es "The bay", una peli rodada como falso documental en la que unos periodistas que vivieron aquellos sucesos quieren hacerlos salir a la luz utilizando imágenes de cámara caseras, webcams, teléfonos móviles (perdón, smartphones), dando una visión peculiar, como un collage de imágenes que acaban dando una peculiar visión de conjunto. El problema es que esto ya lo hemos visto, y hace años. No había bichos, pero si fantasmas y espectros, y la campaña de comunicación viral la convirtió en una de las pelis más rentables de la historia. Se llamó "El proyecto de la bruja de Blair", y ya nos mareó con sus imágenes cámara en mano.
   Otra vuelta de tuerca al género del terror a través de buscar una hiperrealidad que no llega ni siquiera a asustar, y no hará dejar de comer cangrejos a aquellos a los que les gusten. Terror ecológico lo llaman. JA. Lo único que consiguió la peli es hacer preguntarme que le ha podido pasar a Barry Levinson para embarcarse en un proyecto como este. Que este hombre ha rodado pelis como "El secreto de la pirámide", "Good morning, Vietnam", "Rain Man", "Bugsy" o "Sleepers".
   Un truño ecológico lo llamaría yo, que lo único bueno que tiene es que apenas dura poco más de una hora.

sábado, 21 de septiembre de 2013

Marido por sorpresa (The Accidental Husband)

   Lo primero que tengo que decir es que no fue elección mía ver esta peli. Para que quede claro. No porque no me gusten las comedias románticas (siempre he dicho que hay que ver todo tipo de cine), que hay algunas buenas ("Love actually" es para mi la mejor, está en mi "Top Five" de pelis de siempre), sino que no me gustan aquellas que rezuman almíbar si te fijas mínimamente en la carátula. Es lo que le pasa a "Marido por sorpresa", y por eso no me extenderé demasiado.
   ¿Por qué les gustan tanto a las chicas este tipo de pelis? En todas encuentras lo mismo: chica conoce a chico ►ambos se atraen ► hay un enredo que les separa ► milagrosamente el enredo desaparece
► acaban juntos. En esta una locutora de radio (Uma Thurman), famosa por asesorar a las chicas en temas de pareja desbarata la boda él (Jeffrey Dean Morgan, aunque si me decís que es Javier Bardem me lo creo), y éste decide vengarse. Pero el prometido de la locutora (Colin Firth) se interpondrá entre ambos. ¿Os cuento el final o ya os lo imagináis?
   En definitiva, peli que gustará al 95% del público femenino, que la disfrutará tapándose las piernas con su mantita y/o cojín mientras saborean un helado medioderretido de chocolate...
 

jueves, 19 de septiembre de 2013

La mejor oferta (La migliore offerta -The Best Offer-)

   "La mejor oferta" es la historia de una obsesión, o mejor dicho, de varias obsesiones. La obsesión que condiciona la vida de un hombre que tiene a la soledad como único acompañante, a pesar de ser una persona reconocida por la sociedad y admirada por los miembros de su profesión (propietario de una casa de subastas). Hasta que de una manera casual entra en su vida una mujer a la que no ha visto, pero que le plantea retos desconocidos para él en toda su vida, y los afronta de la única manera que sabe: como una obsesión.
   Geoffrey Rush borda el papel protagonista, dejándose llevar hasta un abismo del que consigue mantenerse siempre en el filo, aunque algún mal paso le hace asomarse al vacío. Y está Donald Sutherland, que, sinceramente, ya no se en cuantas películas le habré visto con el mismo aspecto, y cada vez con el pelo más largo y más blanco. Y también está Jim Sturgess (uno de los protas de "Atlas de las nubes") como punto de apoyo de Rush. La prota (Sylvia Hoeks) es una semidesconocida, cosa que ayuda a mantener el suspense y a ponerse en la piel de aquel que comienza su obsesión sin conocer la causa.
   Tornatore ha construido con su toque de normalidad una historia que atra y choca por partes iguales. Te enseña el caramelo, lo envuelve, lo coloca en su sitio perfectamente, pero hay un momento, una ráfaga de luz que te hace verlo de una manera distinta que te hace intuir a que sabe, y desgraciadamente recuerdas que ya lo habías probado..
   Pero si hay algo que me ha gustado de "La mejor oferta" ha sido la banda sonora. No sabía que la había compuesto Ennio Morricone hasta que lo leí en los títulos de crédito, y se me dilataron las pupilas y se afinó mi oído de repente. Y me quedé ensimismado escuchando algo que pronto me recordó a otra banda sonora que ya había escuchado en otra película, también italiana, que también trata sobre una obsesión. Escuchad la banda sonora de "La mejor oferta" y decidme si no se os parece al Adagietto de Mahler, que se repite una y otra vez, como una obsesión, en "Muerte en Venecia". Que grande es Ennio Morricone. Con 85 años y sigue creando maravillas para los oídos que te hacen olvidarte un rato de todo cuando te pones a escuchar.
   "La mejor oferta" es una muy buena peli, que se ha llevado un montón de premios. Le ha gustado hasta a Boyero. Así que no dejéis de verla.
 

domingo, 15 de septiembre de 2013

La caza (Jagten -The Hunt-)

   "La caza" es una de esas pelis incómodas, pero necesarias, debido al tema que trata: la pederastia. Pero lo hace desde un punto de vista distinto al que podríamos pensar, porque no supone un enfoque directo hacia el autor de una de las mayores aberraciones de la que es capaz una persona, sino que lo hace de un modo tangencial, poniendo de manifiesto otro de los errores de los que abusa el ser humano: prejuzgar a alguien sin tener una base empírica para realizar una acusación formal.
   En "La caza", un profesor de primaria querido por el vecindario y por sus amigos ve como su vida cambia de la noche a la mañana: el que era tenido por un respetable profesor, con una vida monótona y con altibajos, pero anclado a una relativa felicidad se ve afectado por una chiquillada en un asunto de abuso infantil.
   La línea que separa la irracionalidad de los instintos animales que tenemos es otro de los aspectos que determinan la historia. ¿Hasta que punto no sería capaz un padre de hacer lo que fuese por sus hijos cuando éstos se ven amenazados? Y es que hay determinados aspectos en los que el ser humano deja de ser el más racional de los animales para convertirse en un miembro más de la manada, pero que conserva un único sentimiento capaz de transmitirse con una sola mirada: la venganza.
   ¿Qué mejor manera de representar la historia que un cazador avistando a su presa? Ese animal que sin quererlo se pone en el punto de mira y queda expuesto a la muerte sólo porque estaba en aquel lugar en el momento menos oportuno.
   En definitiva, una peli de esas que pueden ponerte de mal humor, aunque a ratos se haga muy lenta...

domingo, 8 de septiembre de 2013

Cruce de caminos (The Place Beyond the Pines)

   Lo primero que pensé tras ver "Cruce de caminos" fue que hace años que no veo "Uno de los nuestros". No porque el tema de la película sea el mismo (ni mucho menos), o que se trate de un peliculón que vaya a dejar huella en la historia del cine (que tampoco). Lo pensé por Ray Liotta, porque hay una escena en "Cruce de caminos" que es capaz de congelar el corazón de una persona con tan solo una mirada, y me recordó al personaje de Henry Hill. Así que en breve tendréis por aquí unas palabras sobre la peli de Scorsese.
   "Cruce de caminos" se desenvuelve en una atmósfera densa, cargada de tensión, de violencia, rencor y vergüenza. Es una de esas historias tan duras e irreales que no te queda otra que creértela. Pero al final, tras casi dos horas y media de peli (que se hacen muy largas), te acabas haciendo una pregunta recurrente en la historia de la humanidad: ¿nacemos predestinados a seguir el guion impregnado en nuestros genes o elegimos nuestro propio camino, nuestra propia vida, sin importarnos de dónde venimos? Aunque ese camino acabe llevando hacia el mismo lugar, como ocurre en "Cruce de caminos", todo lo que nos rodea, lo queramos o no, nos acompaña en el viaje para definirnos.
   Ryan Gosling vuelve a sorprender con una interpretación única. Encarnando a un feriante que vuelve al pueblo donde vive una mujer con la que tuvo un encuentro una año atrás (Eva Mendes), parece que Gosling se envuelve en un cubo de metacrilato que sostiene las emociones que desprende, de donde solo parecen escapar ráfagas de algo que pudiera parecer amor. Pero un encuentro con Bradley Cooper (en una peli demasiado seria para sus registros) hará cambiar la vida de ambos. Y a partir de aquí es cuando llega el tedio: una historia que parece no avanzar y te hace revolverte en la butaca en busca de una postura que te permita aguantar que acabe la peli.
   El mismo director de "Blue Valentine" no abandona el género dramático, aunque ahora lo acompaña con toques de acción y una trama criminal que, aunque mejoran el conjunto, parece quedarse estancado. "Cruce de caminos" sería algo así como la típica historia presente en un libro excelente que al hacerlo película ves que falta algo y en cierto modo te decepciona. Allá vosotros...
 






domingo, 1 de septiembre de 2013

Stoker

   "Stoker" comienza siendo una peli rara: los extraños personajes que se presentan en lo que transcurre un funeral te dejan descolocado, al menos inicialmente: el ambiente, el vestuario, las circunstancias, las miradas,... te hacen ver lo que ocurre con perspectiva, sin dejar que entres dentro de la historia, como intentando protegerte de algo que sabes que no va bien. Pero es una percepción ilusoria, porque a través de las hipnóticas escenas acabas inmerso en una historia de suspense de la que por una parte quieres salir pero por otra no puedes apartar la mirada, como un vampiro voyeur en busca de observar su ración de sangre diaria.
   Mucho ayudan las interpretaciones a "Stoker": transmitir sentimientos desde la contención no resulta nada fácil, y es algo que ocurre de principio a fin. Incluso Nicole Kidman, con los kilos del inexpresivo botox se sirve de sus experiencias para sacar adelante un personaje con continuas subidas y bajadas sin perder el aire iluso de alguien que siempre ha vivido en las nubes.
   No me convenció el final: algo que ha sido cuidadosamente construido no se ve rematado con maestría, sino que puede decirse que deja muchos flecos colgando que pueden acabar deshilachando la historia para dejarte retazos visuales de lo que hubiera podido ser...
   Una peli aceptable, pero pelín rara para los paladares más exigentes...