sábado, 30 de marzo de 2013

El discurso del Rey (The King's Speech)


   Últimamente me he aficionado a las lecturas y documentales que versan sobre las dos Guerras Mundiales y el periodo de entreguerras. Esta afición se produjo a partir de ver el documental francés "Apocalipsis", en el que cuentan en seis capítulos el origen, desarrollo y final de la II Guerra Mundial, con unas imágenes nunca vistas de todos los protagonistas del conflicto, así como escenas de guerra que dejan ver como fue aquella locura perpetrada por un grupo de gente sin conciencia. Al mismo tiempo estaba leyendo el libro de Ken Follet "La caída de los gigantes", primera parte de una trilogía en la que hace un repaso por todos los acontecimientos relevantes del s.XX. Y es este libro el que me animó a ver "El discurso del Rey", que aunque no habla expresamente del Rey Jorge VI, sí lo hace de su padre, el Rey Jorge V, lo que sirve para contextualizar la sociedad del primer cuarto de siglo y así conocer de un modo más fiel como era la vida en aquellos años.
   No vi en el momento de su estreno "El discurso del Rey" porque para ser sincero, no me llamaba para nada la atención, imaginaba que iba ser lenta y que a pesar de las buenas críticas y de tanto premio, estaríamos de nuevo ante una de esas películas a las que parece que la crítica profesional no se atreve a tocar sin que exista un motivo aparente. Y no me equivocaba.
    "El discurso del Rey" es una buena película, con buenas interpretaciones por parte de grandes actores, y que cuenta una curiosa historia verídica, de una forma muy "inglesa". Y me explico: la película parece una obra teatral, con todos sus actos y de una manera muy formal, y hasta el humor que se puede desprender de alguno de los diálogos es demasiado inglés. Es en definitiva una peli demasiado formalista, y esto es lo que falla. Tanta sobriedad hace que haya momentos tediosos (se me cerraron los ojos un par de veces) y en definitiva, hacen del conjunto una historia aburrida.
    "El discurso del Rey" cuenta los problemas que tenía el Rey Jorge VI a la hora de dar discursos debido a la tartamudez que le acompañaba desde su infancia. Para mitigarla contrata los servicios de un terapeuta del habla australiano y residente en Reino Unido, que con métodos poco ortodoxos consigue mitigar dicha tartamudez  al tiempo que entre ambos se cimenta una amistad que durará hasta el fin de sus días. 
   Para mi lo mejor de la peli es Geoffrey Rush, aunque para ser justos todo el reparto está muy bien, lo que sirvió a Colin Firth para ganar el Oscar al mejor actor ese año.
   En definitiva, una peli sobrevalorada, pero si os gustan las tramas lentas y tranquilas, y la cultura británica os gustará.

viernes, 29 de marzo de 2013

Dando la nota (Pitch Perfect)

   
   Después de aguantar anuncios atronadores que se olvidan en cuanto empieza el siguiente, que lo único que consiguen es tenerte sentado un rato más en la sala, el autobombo del cine con sus promociones, los trailers de los estrenos que están por llegar y demás parafernalia, consigues llegar, aunque medio sordo, a los títulos de crédito iniciales. Y los de "Dando la nota" son sorprendentes desde el principio, y por si no lo sabes, te hacen intuir de qué va la peli.
   Hace algunos años estrenaron una serie que sorprendía por la temática que tocaba: "Glee" estaba inspirada en un grupo de loosers que cantaban a capella en el instituto y allí se evadían de sus penas y sus miedos. Pero como casi todas las series, la alargaron demasiado y se hizo repetitiva y cansina, hasta quedar en el olvido (al menos por mi parte), aunque reconozco que tuvo números memorables.
   "Dando la nota" lleva el mismo tema a la universidad: el grupo de personas que no se integran por un motivo u otro en los grupos sociales molones acaban juntándose para cantar, y no lo hacen nada mal. Aunque como siempre en este tipo de películas el argumento es el mismo: chica conoce chico con el que tontea mientras se mete en líos con sus amigas que acaban afectando a la relación con el chico, y tras una serie de malentendidos todo se arregla. La historia de lo que es el mundo vamos. Pero además ofrece duelos vocales bastante entretenidos, y versiones de canciones actuales mezcladas con otras más antiguas que quedan muy originales.
   En definitiva, una peli entretenida con buenos momentos, en la que todos los participantes cantan de maravilla y con momentos muy graciosos casi siempre protagonizados por Amy "la gorda", un verdadero descubrimiento. Os la recomiendo.

jueves, 28 de marzo de 2013

Young Adult

 

   Ves una peli en cuyo cartel aparece Charlize Theron vestida de manera ridícula, el trailer tiene su gracieta, la ha escrito la guionista de "Juno" y la ha dirigido Jason Reitman y piensas que con todos estos ingredientes "Young Adult" no puede estar mal, ¿no?. Y ya cuando la ves es cuando te das cuenta de que no todos los ingredientes combinan bien en todas las recetas. "Young Adult" es como si haces un plato con mayonesa, nocilla, mejillones y canónigos: fracaso absoluto.
   Nos la cuelan por todas partes, ya no se puede fiar uno no del currículum de la gente del cine para ver algo decente. ¿Qué necesidad tienen de engañarnos con los trailers? Ya me imagino a los directivos de las productoras mirando por un agujerito a la gente sentada en las salas de cine descojonándose cual Berengario el tractorista (véase "La noche de José Mota") porque han vuelto a hacerlo: son especialistas en elevar las expectativas de la gente enseñándonos en los trailers no lo mejor, sino lo menos malo. Y allá vamos los espectadores, cual corderitos al matadero, porque con esto lo único que consiguen es hacernos perder nuestro tiempo en ver algo de lo que nos vas a sacar nada de provecho.
   "Young Adult" cuenta la depresión de Mavis (Charlize Theron), una autora de libros juveniles de éxito en cuya portada no figura su nombre: actúa como negro para alguien que hace de reclamo para seguir vendiendo libros. Está hastiada de su vida, recién divorciada y tiene problemas con el alcohol. Pero de repente recibe un email enviado en cadena por su antiguo novio del instituto en el que informa a sus amigos del nacimiento de su hija. Y la depresión de Mavis se acentúa y decide volver a su pueblo, dejando la gran ciudad que tantos sinsabores la ha ofrecido, para volver a ser la que fue: la reina del baile del instituto con el chico que fue su primer amor verdadero del que aún cree enamorada. Desde ese momento su  frase de cabecera es "Cualquier tiempo pasado fue mejor", aunque la realidad hace que la frase se convierta en "Cualquier tiempo pasado fue anterior..."
   Resulta que a Charlize Theron la nominaron a un Globo de Oro como mejor actriz en la categoría de comedia/musical, y la verdad es que ella es lo mejor de la peli, pero lo de "comedia" se lo podrían haber ahorrado, porque se asimila más a una historia de terror que a una comedia. Y resulta que por lo que veo la crítica la pone como una estupenda comedia ácida... Menos mal que aún quedan reductos de libertad en los que los críticos no han conseguido entrar...
   En definitiva, un truño muy pero que muy grande, allá vosotros...

lunes, 25 de marzo de 2013

Amanecer: Parte 2 (The Twilight Saga: Breaking Dawn - Part 2-)

   Pues sí, me he visto las cinco películas de la saga "Crepúsculo", y aunque sigo con vida todavía no le he cogido el punto a la historia, porque hay cosas que no terminan de encajar en mi mente cuadriculada. Será que me estoy haciendo mayor...
   Aprovechando que he llegado al final vamos a hacer un análisis de lo que ha ocurrido en esta dramatización con vampiros, hombres lobo y algún que otro fantasma, que aunque no aparezca como tal en ninguna de las cinco películas, están ahí y se nota.
   Todo empieza con una niña depre (Kristen Stewart) que llega a un nuevo instituto tras irse a vivir con su padre después de vivir unos años con su madre. Y el lugar no es de lo más idílico que digamos: niebla, poca luz solar, frío..., en definitiva, un lugar ambientado en las historias de terror gótico clásicas, donde el paisaje se convierte en un elemento más de la trama (si Edgar Allan Poe hubiera visto alguna de estas películas se hubiese pasado al género cómico con total seguridad). Bueno, pues la chiquilla deprimida se llama Bella, y se pasa las cinco películas así, tristona y apagada, incluso cuando está enamorada, que más que parecer que le recorran mariposas por el estómago parece que se la están comiendo unos gusanos por dentro (en España ya la hubieran metido en la López Ibor). Y en esto que conoce a un chaval paliducho cual Iniesta en el insti, que resulta ser un vampiro (Robert Pattinson)...Vamos a ver, un vampiro con apariencia de adolescente que tiene casi cien años y que va al insti, que resulta que se enamora de Bella pero que como no toma sangre humana sino que vive de la sangre de los animalitos que va cazando por el bosque, y que puede estar con ella sin que le entren ganas de hacerle un chupetón, que para la edad es lo que correspondería. Pero claro, a él, con casi cien años, esas cosas ya no le ponen.
   Aquí voy a hacer un paréntesis porque se me vienen varias preguntas a la mente que voy a lanzar al aire para que lector, si quiere, reflexione sobre ellas. Lo primero que me pregunto es cómo afronta un vampiro de cien años una clase de historia. ¿Qué le van a contar del siglo XX que no haya vivido en sus propias carnes? ¿Se sabrá ya todos los elementos de la tabla periódica? ¿Habrá aprendido a saltar el plinto? ¿Qué distancia será capaz de recorrer en el Test de Cooper, sabiendo que es uno de los vampiros más rápidos de la manada en la que vive? ¿Cómo hará para diseccionar una rana sin que le entren ganas de beberse su sangre? ¿Se le da bien la trigonometría?
   Volviendo a la historia, resulta que hay un tercero en discordia: otro adolescente nativo-americano, amigo de Bella de la infancia, que resulta ser un hombre lobo (Taylor Lautner) al que no le hace falta que aparezca la luna llena para transformarse, y que todo lo que gana se lo gasta en ropa, porque cada vez que se transforma deja los gallumbos desgarrados por cualquier sitio (Síndrome de Hulk creo que se llama...). Tiene el chaval una melena que podría haber ganado el premio Pantene, y también está enamorado de la sosainas. Y claro, ya está el lío montado, porque a la chica le hacen tilín los dos, que a todo esto son de razas enemigas acérrimas, pero viven en el mismo condado sin entrometerse los unos en los asuntos de los otros.
   Resulta que el vampiro tiene una familia con la que vive en una casa de diseño modernista en medio del bosque, donde está el jefe del clan que ha convertido en chupasangre al resto, que soporta el papel de padre y que se hace pasar por doctor..., la madre, y unos hermanos a los que les cuesta mantener los colmillos encerrados cuando ven a un humano, pero que también van al instituto, con sus carpetas, sus mochilas y sus Volvos, que tienen un convenio entre Transilvania y la marca sueca para la apertura del mercado automovilístico.
   Y ya está el lío montado: que si vienen unos vampiros de todas partes del mundo a pelearse y justamente a llevarse a la sosainas, que debe ser que tiene una sangre especiada con glóbulos rojos de primera calidad y esencia de plaquetas, que la hacen irresistible a todo vampiro...y claro, allí está su noviete vampiro adolescente del insti para defenderla, dispuesto incluso a achicharrarse bajo los rayos del sol, que cuando rozan su piel se la dejan brillante cual diamante (aquí gana Iniesta, que se le queda translúcida). Y luego está el rival más peligroso para el vampirete: el padre de la tristona, un policía del pueblo en el que viven, que para ser poli está muy poco espabilao, que no se da cuenta ni de que su mejor amigo es un hombre lobo, y mucho menos que en la boda de su hija está rodeado de vampiros (yo creo que no le mordieron porque en el bigote tenía restos de ajo, y ya sabéis lo que les pasa a los vampiros con el ajo...que les repite...).
   Y ya en la luna de miel pasa lo que tiene que pasar: ella se queda encinta (es una peli finolis, y a mi como que me suena decimonónico lo de decir que está en estado, ¿no os pasa?). Pero está engendrando una criatura que no es humana, y para evitar que la mate desde dentro al vampiro no le queda más remedio que transformarla a ella también, y ya tenemos vampiresa, sosa, pero vampiresa al fin y al cabo. Y claro, le cuesta acostumbrarse a sus nuevos poderes, como la supervelocidad (que por cierto, se podrían haber currado un poquito mejor el efecto de la carrera, que en "Superman" en 1978 ya hicieron el mismo, y 34 años después no han conseguido superarlo).
   Resulta que a la niña le ponen de nombre Renesmee, y debe ser que le dio alergia el nombre o algo, porque en las escenas en las que aparece siempre se la nota como retocada digitalmente (que da el mismo yuyu que los muñecos esos que parecen bebés de verdad) ...eso o que ser medio humana-medio vampiresa te difumina la cara y te hace parecer un muñeco de los del Museo de Cera de Madrid, ese en el que te dan un premio si aciertas a quien corresponde cada figura.
   Bueno, pues después de cinco películas sin ritmo ninguno, lentas y aburridas hasta decir basta, van los guionistas y se inspiran en "Los Serrano" para hacer el final...Pero bueno, algo positivo diré: YA NO HAY MÁS!!!

viernes, 22 de marzo de 2013

Diamantes para la eternidad (Diamonds are Forever)

   Retomando la revisión de las películas de la saga Bond, llegamos a "Diamantes para la eternidad", el retorno de Sean Connery al personaje que le dio la fama. Tras el fallido intento de George Lazenby de suplir en condiciones a Connery, los productores tiraron la casa por la ventana para retomar al agente original. Pero no podían hacer lo que venían haciendo hasta el momento. Necesitaban mantener al personaje pero al mismo tiempo necesitaban una evolución que modernizase sus técnicas, y con ello, las historias. No lo consiguieron ni en la secuencia de inicio...
   Y con todos estos cambios rodaron "Diamantes para la eternidad", una peli entretenida y poco más, sin sustancia, con la aparición de nuevas organizaciones criminales, pero con el malvado Blofeld moviendo los hilos por detrás...Lo que no llego a comprender es la existencia de la pareja de esbirros de Blofeld, tan estrafalarios (uno de ellos con un estilo a lo Santiago Segura, calvo y con el pelo largo) y tan manifiestamente homosexuales (aunque no hay nada que lo demuestre, es más un juego de intuiciones descaradas) frente al heterosexualismo de toda la vida de Bond. Pretenden dar el contrapunto a los chistes de Bond tras matar a alguien, pero su humos negro deja mucho que desear.
   Es a partir de "Diamantes para la eternidad" donde comenzamos a ver nuevos gadtges más sorprendentes que los anteriores hasta el desvarío en el que se convertirían las siguientes entregas: vemos las huellas dactilares falsas que utiliza Bond, la pistola lanzaganchos,...pero es que los malos también tienen gadgets: el detector de huellas dactilares tras un armario, un simulador de voz y hasta un satélite hecho con diamantes...
   De lo poco destacable de "Diamantes para la eternidad", aparte del retorno de Connery es otro retorno: Shirley Bassey vuelve a ponerle voz al tema principal de la película, en una nueva creación del sempiterno  John Barry, esta vez con la colaboración de Don Black. Es una de las canciones más reconocibles de la saga.
   Y poco más, en breve, la siguiente entrega, "Vive y deja morir", con la aparición de Roger Moore...

jueves, 21 de marzo de 2013

Vacaciones en el infierno (Get the Gringo - How I Spent My Summer Vacation -)

   Al bueno de Mel Gibson se le está yendo un poco la pinza (cinematográficamente hablando), y eso supone que los papeles a los que accede son cada vez más flojos, como les pasa a todos los actores que llegan a una edad (ya les paso a Robert de Niro, a Al Pacino y a muchos otros que una vez fueron grandes). Aunque en "Vacaciones en el infierno" repite el personaje que ha interpretado otras veces a lo largo de su carrera, como simpático héroe de acción (aunque aquí no es exactamente eso) pero se le ve cansado, mayor y pasota.
   Y como guionista le pasa tres cuartos de lo mismo: con "Apocalypto" se le acabó la inspiración, y aquí parece que le han engañado para embaucarse en una historia en la que figurar como autor, porque se ve a la legua que una idea así no ha podido ser suya: resulta que hay una prisión en México que es como una pequeña dirigido por uno de los criminales que allí habitan, que entran y salen como Pedro por su casa, que tienen comprados a los funcionarios y que residen con sus familias, hacen mercadillos una vez a la semana, tienen casino propio y viven en una reclusión que no parece tal.
   Personalmente creo que el mejor Gibson se fue en "Señales", la peli de  M. Night Shyamalan denostada por crítica y público, pero una de mis películas favoritas, con un ritmo y una tensión creadas de la nada, cuyo culmen es una imagen mostrada en una televisión apenas unos segundos. Esperemos que se de cuenta que ya pasó la época de ser un héroe de acción, y asumir otro tipo de papeles a los que también se puede adaptar muy bien pero que nunca ha experimentado. En cierto modo creo que bordaría el tipo de papeles interpretados por Clint Eastwood en los '90 ("Sin perdón", "En la línea de fuego", "Un mundo perfecto", "Los puentes de Madison" o "Space Cowboys"), ese madurito cansado que supera todo aquello que se le pone por delante pese a las limitaciones que tiene que acabar asumiendo.
   Ah, y respecto a "Vacaciones en el infierno", se me hizo un pelín pesada, aunque la última media hora tiene su aquel...allá vosotros.

martes, 19 de marzo de 2013

Cine en Semana Santa

 
 
   Pues aprovechando que se aproxima la Semana Santa, los capirotes, las torrijas, las saetas (¿qué cadena será la primera en reponer la de Sara Montiel?), los huevos de Pascua, las predicciones de los meteorólogos, los chubasqueros y paraguas en Sevilla  y dos días de fiesta que hacen la semana más corta, vamos a hacer un repasito al cine dedicado a estas fechas y a sus tópicos, que como buen género también los tiene.
   Para ser un clásico de la Semana Santa, toda peli tiene que durar como mínimo tres horas. Así, si no puedes ir a la procesión de tu ciudad, esa que dura de seis a ocho horas, como penitencia te tienes que ver dos pelis: "Los diez mandamientos" y "Rey de Reyes" o "La historia más grande jamás contada" y "Ben-Hur". Ya si te ves todas las que emitan por la TV te libras de confesarte hasta el año siguiente.
   Otra de las características de toda película típica de Semana Santa es la música: fanfarrias y metales sonando por todas partes, acompañando a los coros con el "aaaaa...aaaaa...aaaa". ¿Qué pensarían los habitantes de Judea de la época al escuchar esa música?¿Y de las alegres melodías que tocaban los romanos con sus trompetas para anunciar cualquier cosa? Que empezaban los juegos en el Coliseo, trompetas; que salían los gladiadores, trompetas; que llegaba el Emperador de turno, trompetas; que salían las legiones a apresar a Jesús, trompetas; que Moisés hace que se separen las aguas del Mar Rojo, coros con el aaaaa...aaaa...aaaaa (habéis picado).
   También me llaman la atención de estas pelis los caballos: en toda buena peli de Semana Santa hay una buena escena de carrera de caballos, siendo la típica la de "Ben-Hur": esos caballos que no se si me lo parece a mi o es que corren al más velocidad de la que deberían, como si los espoleasen con un fast forward en vez de con una fusta...deben ser caballos de esos que ya no existen, que los crearon exclusivamente para estas películas y luego los convirtieron en albóndigas...Que por cierto, y hablando de "Ben-Hur", fueron tan visionarios al rodarla que la escena de las cuadrigas fue copiada luego nada más y nada menos que en "Grease", en la escena de la carrera por los canales...
    Me llama mucho la atención las ropas de los actores de estas películas. Me juego un caramelo de menta a que si intentáis pensar en este tipo de ropas a Jesús le veis siempre con una sábana blanca enredada en el cuerpo a modo de túnica, mientras que al resto de protagonistas, incluyendo a los apóstoles, los veis poco más o menos que con un saco de tela con agujeros para brazos y cabeza y un cordel para atarlo a la cintura y eso sí, todos con alpargatas con cintas de cuero atadas hasta las rodillas. Y luego está lo del color de la piel: fijaos como todos los judíos que aparecen en estas películas tiene un ligero toque abetunado clarito para  dar la sensación de estar curtidos por el sol...El que más canta es Sheik Ilderim en Ben-Hur, el dueño de las cuadrigas que contrata a Charlton Heston para conducirlas...
   Y luego quedan "La túnica sagrada", "La pasión de Cristo" (impactante, si no la habéis visto os recomiendo esta versión dirigida por Mel Gibson y rodada en ¡¡¡arameo!!!), "Jesús de Nazaret", "Barrabás", "La última tentación de Cristo", y las versiones peliculeras de cada uno de los personajes principales de la Biblia. Y las versiones infantiles correspondientes, destacando "El Principe de Egipto".
   No, no se me ha olvidado: "La vida de Brian", con el final más perfecto de todas, un clásico indispensable para estas fechas, aunque mucho más ligerito, que hace que con tanta carcajada las torrijas fluyan mejor hacia los intestinos...

domingo, 17 de marzo de 2013

Venganza 2: Conexión Estambul (Taken 2)

   Resulta que de buenas a primeras Liam Neeson se convirtió en héroe de películas de acción. Un buen día se levantó y pensó que estaba cansado de hacer papeles más o menos serios y que le apetecía ponerse a repartir mamporros a diestro y siniestro. Le cogió gustillo al asunto interpretando a Ra's Al Ghul en "Batman  Begins", y le llegó la oportunidad definitiva en "Venganza", en la que interpreta a un agente de la CIA especializado en misiones peligrosas, pero que debido a su pericia consigue sacarlas adelante sin apenas despeinarse. Y cuando la misión consiste en rescatar a su hija, secuestrada por una red de trata de blancas el personaje no se anda con remilgos: acaba con todo lo que se le pone por delante. La primera parte, si no la habéis visto, está bastante más entretenida que la segunda, en la que viene a pasar lo mismo.
   Después llegó el papel de Hannibal Smith, en "El equipo A" y "Sin identidad", y como vio que el traje le quedaba como un guante, debió pensar que para que cambiarlo. No tiene un físico espectacular, salvo por sus casi dos metros de altura, pero tampoco le hace falta: da el pego a la perfección a pesar de sus sesenta añazos muy bien llevados.
   Pero en "Venganza 2: Conexión Estambul" el nivel baja, seguramente no por la culpa de Neeson, que sigue cumpliendo, sino por la simplicidad del guión, que sólo da para para entretener el tiempo que duran los  sopapos y la agilidad mental del protagonista para inventarse planes de actuación sobre la marcha. El resto del tiempo el espectador puede desconectar fácilmente porque lo que se ve en pantalla no interesa.
   Y para acabar me gustaría decir algo que me da mucha pena: el abuso del bótox por parte de los actores les resta credibilidad en los papeles que interpretan, e incluso, llegan a dar grima en algunos casos. A Famke Janssen le ha pasado, una actriz muy atractiva en su tiempo que no ha sabido envejecer de manera natural. Hace poco otra megaestrella que abusó del bótox, Nicole Kidman, reconoció su error, y no digamos lo que ha pasado con Meg Ryan o Mickey Rourke...

domingo, 10 de marzo de 2013

Black Mirror

   A pesar de la heterogeneidad en lo referente a las historias que nos ofrece, "Black Mirror" tiene varios elementos en común en todas las historias que nos cuenta: la evolución tecnológica, que va en diversos grados, desde a cosas que podemos encontrar en la actualidad a elementos que pueden llegar a ser desarrollados; la utilización de líneas temporales futuras muy próximas, donde se nos enseñan elementos que podrían existir mañana mismo, en pocos meses o en un par de años; y como conclusión provocada por la conjunción de los elementos anteriores, la soledad que supone para el ser humano la globalización del planeta.
   "Black Mirror" no es una serie efectista en cuento a su desarrollo, mas bien lo es en cuanto al desasosiego que genera en el espectador tras cada capítulo. Juega con los miedos de las personas, pero no a base de sustos, sino con aquellas otras cosas presentes en la vida de cada uno de nosotros, y les da otra vuelta de tuerca para ponerlas al límite de la realidad sin necesidad de caer en la ciencia ficción. Y precisamente así consigue lo que pretende: crear miedo.
   "Black Mirror" es el nuevo género de terror: no hacen falta vísceras ni sangre; no es necesaria la aparición del monstruo, porque es el propio ser humano el que ejerce este papel; los zombies también son interpretados por el ser humano, absorbido por cualquier elemento tecnológico que le aleja de la sociedad para estar constantemente preocupado por lo que en ella ocurre, e idealizando personas y personajes hasta el punto de convertirlas en el bellocino de oro de la sociedad actual; no hacen falta sustos ni sobresaltos, porque en los 45 minutos de duración de cada episodio son el sobresalto en si y te dejan temblando; y final, y principalmente, te presenta aquello que más miedo da, que es el mundo en el que vivimos y aquello que es capaz de hacer el ser humano para conseguir sus objetivos, sean cuales sean.
   Así que ya sabéis, son sólo dos temporadas con tres capítulos cada una, unas tres horas en total. Os la recomiendo totalmente, aunque para ser sincero, el tercer episodio de la segunda temporada es el más flojillo de los seis.

sábado, 9 de marzo de 2013

Las aventuras de Tadeo Jones

   A mi "Las aventuras de Tadeo Jones" me ha parecido como esos cohetes de los que esperas una explosión que reviente cristales y se queda en el descorche de una botella de sidra a la que apenas le queda fuerza. En definitiva, es más un lirili que un lerele, promovido por la campaña de marketing excesivo, que al igual que ocurrió con "Lo imposible", mostraba más de lo que en definitiva luego son.
   Pero ojo, para nada le quito mérito a la producción. Quizás "Las aventuras de Tadeo Jones" sea el germen de la animación española para el futuro, y al fin podamos disfrutar de un par de pelis nacionales decentes. Pero seamos sinceros: aquí los americanos nos llevan una ventaja que se puede medir casi en años-luz. No lo digo sólo por los medios con los que cuentan para hacer películas animadas (que también), sino porque han conseguido dar con la tecla que hace que una peli dirigida prioritariamente al público infantil consiga entretener a los adultos que se ven obligados a llevar a los niños al cine. "Hotel Transilvania", "Rompe Ralph", "Brave", etc. son claros ejemplos de películas de las que un adulto puede incluso llegar a disfrutar sin caer en lo infantil, algo que no le pasa a nuestro Tadeo Jones, que se queda en lo infantiloide y poco más, porque el guión no da para mucho más allá de un niño de trece o catorce años.
   Lo que más me gustó fue el personaje de la momia y el doblaje de José Mota, que te saca una sonrisa para volver a caer en el tedio. Pero ahí se queda todo el encanto de una película con un buen diseño de producción y un guión muy flojete, del que no entiendo el Goya al mejor guión adaptado, al igual que tampoco entiendo el Goya a mejor dirección novel, pero como se suele decir, sobre gustos, colores...
   Y luego está lo de la cancioncita de marras, el "Te voy a esperar" de Juan Magán y Belinda...¿esto qué es?¿Electrolatino para niños? ?Dónde están esas canciones de Parchís  o de Enrique y AnaMe estaré haciendo mayor...

Ruby Sparks

   Seguramente todos habéis tenido ese pequeño momento de júbilo individual que supone ponerte algo de ropa que lleva tiempo olvidada en el armario, y al introducir la mano en el bolsillo de la prenda en cuestión encontrar alguna moneda, e incluso en el mejor de los casos, algún billete. Pues un momento de alegría similar he tenido viendo "Ruby Sparks".
   Esperaba una comedia ligera del cine independiente americano, y me he encontrado una pequeña joya de la que apenas se ha escuchado algo por estas tierras españolas. Y es que  "Ruby Sparks" tiene esos pequeños momentos mágicos que te regala el cine, que se te quedan grabados a fuego en la memoria, momentos que suelen acompañar a cada película de Woody Allen (al que he recordado en alguna escena), pequeños detalles que son cruciales en el desarrollo de la historia, que te hacen dilatar las pupilas y removerte del asiento con la sensación de haberte perdido algo que ha sucedido en una fracción de segundo, y que te deja con las ganas de coger el mando, rebobinar y volver a ver el momento en cuestión.
   "Ruby Sparks" puede calificarse como comedia romántica, aunque bañada en el amargor del chocolate puro. Al contrario que en "El lado bueno de las cosas", donde el toque de humor es más ácido y tiene más mala leche,  "Ruby Sparks" es más melosa, pero sale del molde de la típica comedia romántica en la que chico conoce chica-se enamoran-hay una situación que complica las cosas-rompen-se reconcilian-son felices y comen perdices. Personalmente prefiero historias distintas, que siguen el camino abierto por "Definitivamente, quizás" o "(500) días juntos" y que se dejan de ñoñería para intentar acercarse (aunque no siempre lo consigan) a la realidad.
   "Ruby Sparks" cuenta la historia de un joven escritor con problemas para encontrar inspiración para su nueva novela. Y hasta aquí os voy a contar. No os dejo enlace al trailer porque estropea las sorpresas, y os recomiendo que la veáis sin saber mucho más de lo que os cuento, porque así sentiréis la misma sensación que he sentido yo al disfrutarla.

Dunkerque (Dunkirk)

Os va a sonar raro, pero Dunquerke no es una película bélica. Según palabras del propio Christopher Nolan , Dunkerque es un thriller ...